<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12598316\x26blogName\x3dDiario+del+Capit%C3%A1n\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://diariodelcapitan.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://diariodelcapitan.blogspot.com/\x26vt\x3d-2376428920089410522', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

octubre 21, 2005

Las excusas ....

Autor: Camilo Cruz

Alguna vez escuché de un gran escritor decir que no había necesidad, por grande que pareciera, que justificara inventar una excusa. "Tus amigos no las necesitan y tus enemigos no las van a creer de todas maneras, entonces para que darlas. "Sin embargo, todos los días escuchas personas dando excusas por todo.

Excusas por llegar tarde, excusas por olvidar citas pendientes, excusas por no hacer suficiente ejercicio, excusas de por qué no han logrado el éxito económico deseado, excusas sobre por qué sufren de exceso de peso.

Todas las excusas buscan justificar algún tipo de acción mediocre que hemos cometido o que estamos cometiendo. ¿Cuántos de ustedes conocen por lo menos a una persona que en algún momento, tratando de explicar un fracaso, no ha apuntado su dedo, buscando culpables a su alrededor?.

Lo cierto es que la mayoría de las personas poseen un variado arsenal de justificaciones, excusas, mitos, mentiras, suposiciones, y disculpas para justificar cualquier tropiezo. Curiosamente, lo único que todas estas excusas parecen tener en común es que sitúan la culpabilidad fuera de la persona misma. Para la persona mediocre, su fracaso es el resultado de la discriminación, o del sistema, o de la falta de amor por parte de su familia, o de apoyo por parte de los amigos, o de la envidia de los demás, o simplemente de la falta de oportunidades. Los menos atrevidos culpan al destino, mientras los más sofisticados culpan a la situación económica, al sistema político o a las tendencias globales.

Muchos culpan a Dios por sus desventuras. Los más cínicos profesan que "no es lo que uno sepa sino a quién conozca". Los resignados aceptan que "lo que ha de ser para uno será para uno, y que si no ocurre, pues no era para uno, y por algo será, y a lo mejor no me convenía, y ...", o que "lo importante no es ganar o perder, sino haber tomado parte en el juego". Toda una serie de diferentes maneras de justificar su mediocridad que los exonera de toda culpa. Para todos ellos, sus fracasos parecen siempre ser el resultado de una conspiración en su contra.

Lo cierto es que es fácil racionalizar nuestra mediocridad y encontrar culpables por nuestros fracasos, si de antemano hemos aceptado que la responsabilidad por nuestro éxito y felicidad personal no es enteramente nuestra. Así que después de muchos años de esperar vanamente que alguien hiciera algo por nuestra felicidad, después de muchos años de estar cansados de estar cansados, después de muchos años de clamar justicia y pedir oportunidades desde la comodidad de nuestro sillón favorito frente al televisor, después de encontrar cuanta excusa fue posible encontrar sin que nada cambiara, hemos llegado frente al mayor de todos los paradigmas sobre la felicidad y el éxito en el nuevo milenio.
¿Cuál es este paradigma? Muy simple: El aceptar un 100% de la responsabilidad por nuestro éxito. Esta actitud te da poder, abre tu mente a nuevas oportunidades y te obliga aceptar el compromiso ineludible para con tus metas y aspiraciones. Si decides hacerlo, encontrarás el camino hacia la realización de todos tus sueños.

Bien decía el poeta Amado Nervo, "porque veo, al final de mi rudo camino, que yo fui el arquitecto de mi propio destino".

5 Comments:

  • At 21/10/05 00:51, Anonymous Anónimo said…

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

     
  • At 21/10/05 08:21, Blogger Pansy said…

    Que interesante!!! ... Muy cierto somos artifices, constructores y diseñadores de nuestro destino!!
    Muy reflexivo este Post Capi ...
    Espero que tenga Feliz Dia!

     
  • At 21/10/05 10:04, Blogger Bohemia said…

    Interesante post...
    A veces nos vemos obligados a poner excusas para no lastimar con franquezas, pero ciertamente pienso que con las personas queridas, aquellas a las que le tenemos confianzas no le deberíamos poner excusas porque seguro que ellos si sabrán entendernos. Te he conocido a través del blog de Pansys, pues a la vez hoy la descubrí a ella. No es una excusa...
    Un saludo desde España.

     
  • At 21/10/05 14:28, Blogger Mati said…

    Hola, sin duda algo para reflexionar y sobre todo reconocer que siempre fabricamos un sin fin de excusas que al final nos llevaran a asumir la responsabilidad de las situaciones que evadimos... cuando bien podiamos evitarlo para no complicarnos y vivir o pasar lo que tenia que ser sin demorarlo, en fin, un post para considerarlo y reflexionar...

    Saludos, pase un día excelente...

     
  • At 22/10/05 13:18, Blogger Nelson said…

    Hola capi, buenísima esta reflexión-Lección la cual al final nos dice que realmente nosotros somos los únicos artífices de lo que somos.

    Recuerdo cuando en mis días me decían la es excusa es "no tener excusa"

    Un singular abrazo.

    Nelson

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home